Historia

La Mutual comenzó su actividad allá por el año 1999/2000.  Nos reuníamos un grupo de profesionales en un departamento alquilado sobre la calle Rawson y Potosí los días lunes donde discutíamos los diferentes proyectos para ir organizando lo que sería la futura Mutual.  ¿Cuál fue el objetivo? Brindar servicios a todos los profesionales del Hospital Italiano ya que hasta ese momento nunca se pudo lograr a través de la Asociación Médica un proyecto como el que hoy está en vigencia. 
Todos sabemos que el comienzo de la Mutual fue lento al principio, debido a que los mismos profesionales no conocían a ciencia cierta qué función iba a cumplir esta Entidad.  Luego con el transcurso del tiempo, todos pudieron comprobar con hechos el significado que tenía para los fundadores el desarrollo de un programa cuyo fin era ofrecer una protección para todos los asociados.  Esa protección se debía traducir en servicios que, individualmente cada uno de nosotros no hubiera podido conseguir y ahí está la concepción filosófica del Mutualismo cuya base es la solidaridad.
Debemos destacar que la Mutual de Profesionales del Hospital Italiano (AMPHI) es la única que existe entre los Hospitales de la Comunidad privados o públicos de la Capital Federal y Gran Buenos Aires.
Recuerdo en los comienzos de esta gestión haber recorrido, junto con algunos fundadores, Servicio por Servicio para explicar el sentido que tenía la organización mutualista.  En ese contacto debíamos demostrar qué era lo que estábamos programando; pronto todos estaban informados de un convenio con las autoridades del Hospital para ofrecer un subsidio por riesgo en la práctica médica, evitando de esa manera la inseguridad que presentaban las diferentes Compañías de Seguro. Este subsidio fue realmente importante ya que el profesional tendría su defensa por intermedio de un abogado que representa los intereses de la Mutual y además con costos significativamente más bajos que las empresas aseguradoras.
 Esto le dio un impulso muy grande a la Mutual, ya que los profesionales se vieron interesados en ese tipo de subsidio y por lo tanto se incrementó significativamente el número de asociados.  El subsidio por riesgo en la práctica médica dio lugar a la creación de un Comité de Riesgo, constituido por los representantes legales del Hospital y de la Asociación Mutual,  un representante de la Dirección Médica y un representante de la Comisión Directiva.
Así fuimos creciendo paulatinamente incorporando nuevos subsidios (por enfermedad, por fallecimiento, por nacimiento, por maternidad) todos aprobados por el INAES y con una reglamentación que especifica los requisitos necesarios para hacer uso de los mismos.
En el año 2003 solicitamos al Director del Plan de Salud, Dr. Enrique Beveraggi, que se otorgara a todos los profesionales del Hospital, socios del Plan de Salud, un descuento en sus cuotas que incluían al profesional, su esposa/o e hijos menores de 18 años. Luego de varias reuniones se obtuvo un descuento del 40 %.  Actualmente, para los jubilados y esposas, se obtuvo un beneficio relacionado con la cuota social del Plan de Salud que implica un descuento del 80%. En ese mismo período, se adquirió una propiedad en la esquina de Potosí y Pringles, hoy sede de nuestra Mutual.
Habíamos mencionado varios subsidios, pero el más significativo de todos, por su importancia, fue el subsidio de retiro, aprobado por el Ing. Livini y el actual Director Médico, Dr. Atilio Migues el mismo día de la inauguración de nuestra sede social (23/08/2005).  Con este subsidio todos los profesionales mayores de 65 años pueden solicitar dicho beneficio; el mismo es un servicio inédito en el ambiente médico y asombra a todas las Instituciones Médicas con las cuales tenemos contacto permanente.
Desde el año 2005, la Mutual promovió ante los asociados la compra de terrenos para la construcción de viviendas al costo, ofreciendo realizar el control administrativo y financiero, actividades imprescindibles para este tipo de emprendimientos.  Estos proyectos de construcción tuvieron una gran acogida por los asociados y permitió producir un impacto social, ya que se movilizó a diferentes grupos de trabajo.  Hoy continuamos con nuevos emprendimientos, pero no logramos que los mismos puedan interesar a los profesionales más jóvenes, ya que, a pesar del intento, no pudimos lograr financiamiento bancario.
Además se incorporaron otros beneficios tales como: el acceso a instalaciones deportivas por un arancel mínimo, descuentos en seguros de automóviles y otros, créditos directos a tasas inferiores a las bancarias.
Como una inquietud de los representantes de la Mutual, se creó una Revista que se publica trimestralmente, que no sólo llega a nuestros asociados, sino también a Hospitales de la Comunidad (Hospital Alemán, Británico, Naval, Español, etc.) y a Centros Mutualistas.  Esta Revista tiene como finalidad hacer conocer, por un lado, las actividades y novedades de la Mutual y también artículos relacionados con las Ciencias Médicas, Sociales y Culturales.  Esta revista tiene el apoyo financiero del Hospital Italiano, Servicios Médicos del Hospital, Bancos, Seguros y otros.
En el año 2007, la Comisión Directiva y la Gerencia General decidieron, en un terreno adquirido en el año 2006, la construcción de un edificio lindero a nuestra sede para crear un Centro Médico que dispone de consultorios confortables, totalmente equipados con una tecnología que permite la comunicación directa con las historias clínicas de los pacientes del Hospital Italiano, además un ambiente climatizado con personal administrativo y de seguridad y cuya actividad se desarrolla desde las 8 hs. hasta las 19 hs.  Todos los profesionales asociados pueden solicitar la utilización de los mismos con aranceles económicos.  En el mismo edificio se construyó un Auditórium con capacidad para 130 personas, que cuenta con todos los adelantos audiovisuales y ambientales y que permitirá, por sus características, no sólo utilizarlo para eventos científicos sino fundamentalmente para la actividad cultural, que desde hace años venimos desarrollando a través de la Asociación Médica.  Vale la pena conocer esta obra y esperamos que sea visitada por nuestros asociados.
En la Asamblea del año 2007 se aprobó la compra de un predio sito en la calle Pringles   Nº 387/389, lindera a la sede social y la adquisición de otro predio sito en la calle Juan D. Perón Nº 4075.
La Asociación Médica, utilizando sus instalaciones, viene realizando desde hace varios años eventos culturales y charlas de expertos con temas relacionados a la Medicina y a la Sociedad desde el año 2001. 
El Auditórium de la sede social de la Mutual fue y es utilizado por los asociados para realizar cursos, conferencias y charlas encabezadas por especialistas para los socios del Plan de Salud y a la Comunidad en general.
Hoy, comenzamos con la actividad de Turismo con la aprobación del INAES y posteriormente por la Secretaría de Turismo, ofreciendo bonificaciones y atención personalizada en nuestra Sede.
En otro orden de actividades debemos tener presente las que tienen como finalidad la solidaridad con los que menos tienen, en especial los niños y ancianos.  Es por ello que desde hace muchos años venimos colaborando con Instituciones tales como el Hogar Benito Labré, Hogar de Niños Discapacitados y el Comedor San Carlos que brinda alimentos a las personas sin recursos y gente sin hogar.
Todos los años se han realizado las Asambleas Ordinarias, donde se ha presentado la Memoria, el Balance Financiero, el informe de la Junta Fiscalizadora y distintos puntos a  tratar, siendo la Asamblea el órgano gubernamental que rige la actividad de toda mutual. 
Estimados colegas, la realización de toda esta tarea que he mencionado y que se ha realizado con tiempo y esfuerzo nos obliga a un exhaustivo análisis de las condiciones que hicieron posible esta obra.
Las Autoridades de la Asociación Mutual y todo el plantel administrativo seguirán manteniendo la actitud sostenida durante estos últimos años, con la intención de que en un breve plazo podamos concretar nuevos emprendimientos y servicios para beneficio de nuestros asociados.
Anhelamos que todo esto trascienda el marco institucional del Hospital, el cual seguramente valorará nuestros esfuerzos para lograr objetivos que nos conviertan en personas más justas y solidarias con nuestros pares.  Citando a E. Cahen: “Sólo el desarrollo solidario de la humanidad, posibilitaría el desarrollo completo del hombre”.
El valor que hoy se adjudica a la tarea solidaria, ha producido cambios importantes en las mentes y en la conciencia de muchos, que llevaron a comprender a los otros y esa actitud condujo al mundo de los valores.  De acuerdo con las palabras de Sicel Arco: “Quizás el hombre logre alcanzar la plenitud de su progreso espiritual, cultural y mental, pero eso será posible, cuando las sociedades dejen de ser fábricas de bienes materiales y el ser humano sea tratado como lo único digno y verdadero, cuyo bienestar sea la meta fundamental de toda lucha”.
Las iniciativas creadoras para el mejoramiento de la calidad de vida son reconocidas mundialmente y las acciones tomadas por organizaciones no gubernamentales tienen como fin último el bien común.
La solidaridad y la responsabilidad social pueden hacer posible la construcción de una sociedad más armoniosa, equilibrada y equitativa.  El progreso no debería ser utilizado para provocar exclusiones ni destrucción de su propio entorno.
El individualismo, condición intrínseca de la sociedad de consumo, se ha arraigado en el corazón de las comunidades y es necesario producir un cambio de mentalidad a nivel personal, para luego proyectarlo de manera solidaria.
Esta conciencia ética no es algo abstracto, ya que en el mundo entero las organizaciones de bien público movilizan más de un billón de dólares anuales y generan diecinueve millones de puestos de trabajo.  En la Argentina son muchas las organizaciones pequeñas o medianas que aportan para disminuir el flagelo de la miseria.  Nosotros, si bien ocupamos un pequeño lugar en este emprendimiento, estamos convencidos que con nuestra contribución colaboramos, en parte, al bien común.  Realmente, ¿nos preocupamos por el otro?, ¿confiamos en el espíritu humano de solidaridad y responsabilidad social?  Si es así, la Mutual tendrá un futuro promisorio.  Para ello, el aumento constante de nuestra actividad exige la precisión  y la determinación del sistema de participación general y la estructura actual de la organización exigirá de los miembros constituyentes de la Comisión Directiva, Junta Fiscalizadora y Gerencia General deberes ineludibles. 
Aprovecho la oportunidad para agradecer a todos aquellos que nos han apoyado permanentemente y que han confiado en nosotros. Por último, les deseo un próspero comienzo de año.

Consejo Directivo

Consejo Directivo:
Presidente: Dra Cuomo, Graciela Mónica
Secretario: Dr Secco, Roberto Atilio
Tesorero: Dr Grasso, Mario Osvaldo
Vocal Titular: Dra Viñuales, Estela Susana
Vocal Titular: Dr Rosa Diez, Guillermo Javier
Vocal Suplente: Dr Giuso, Carlos Fernando
Vocal Suplente: Dra Pedace, Mariana Lydia
Vocal Suplente: Dra Matínez, Pablo Francisco